Buscar
  • Sara Bautista Espinel

ARROZ CON POLLO para evocar el hogar cuando estás lejos

Ingredientes

Receta para 4 personas


Para el guiso:

½ cebolla blanca

½ cebolla morada

1 diente de ajo

1 pimentón

1 taza de arveja (o chícharos para los mexicanos)

Apio

½ kilo de habichuela

1 zanahoria picada

Para el arroz y el pollo:

½ kilo de arroz

1 Pechuga de pollo

sal

1 cebolla larga


Para el revuelto:

Salsa de tomate



Cuenta la historia que cuando mi madre era pequeña visitaba, casi siempre, la cocina a pedir arroz con pollo. Como ocurre en todas las casas había días en que no quedaba pollo, a lo que ella contestaba:

-Entonces un arroz con pollo sin pollo- tal vez era fin de mes y ni las verduras necesarias había, pero para ella no era un inconveniente.

-Entonces arroz con pollo sin pollo y sin verduras-, decía.


Dicen por ahí que lo que se hereda no se hurta, o que hijo de tigre sale pintado, es entonces como el gusto por aquel arroz mojadito, no apelmazado, con gusto a caldo y calorcito de hogar, resulta ser el plato favorito de mi mamá y todas sus herederas, incluyendome.


Estoy lejos de mi país hace más de un año. Un año sin el sabor del hogar; descubriendo ingredientes maravillosos, nuevos y extraños; con utensilios y tradiciones diferentes. La distancia y el tiempo sin estar cerca hizo que Saris compartiera con nosotros la receta del plato insignia de la familia, que ha perfeccionado por años y que que con tanta felicidad y amor nos ha preparado. Así que, ¡manos a la obra!


Lo que hay que hacer:


Parte 1 - “El Guiso”

Tomar todos los ingredientes del guiso, picarlos pequeños y agregarlos a una sartén con un poco de sal, dejar a fuego lento permitiendo que suelten su sabor hasta conseguir una salsa con trozos de verduras, todo natural. El guiso resultante será sencillo pero delicioso.


Parte 2 - “El arroz y el pollo”

En otra olla pon a cocinar el arroz con la cebolla larga y la sal al gusto, como lo acostumbres a preparar. La variante esta vez es que vas agregar la pechuga de pollo para que se cocine con el arroz. Cuando el pollo esté completamente cocido lo vas a desmechar (este procedimiento también se conoce como deshilar, o cortar en trocitos pequeños).


Parte 3 - “El revuelto”

Vas a verter el guiso en el pollo desmechado y lo vas a revolver hasta que se mezcle por completo. Poco a poco vas a revolver la mezcla con el arroz y la salsa de tomate. Te recomiendo agregar cantidades moderadas de arroz para asegurar que se mezclen bien los ingredientes.


Te recomiendo acompañar el plato con una ensalada fresca y arepas de Sarita (¡son las mejores del mundo!). La bebida ideal para sentirse en la casa de la mamá es un delicioso jugo de lulo o de maracuyá; cualquier de los dos combina muy bien con el arroz.

Ah! y no olvides calentar el agua para el tinto (café para los no-colombianos) después del almuerzo.

¡BUEN PROVECHO!




*Una receta de Sara Arboleda (Colombia) narrada por Manuela Tascón Ruiz.


28 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo